LIFESTYLE

Pierde Almas, tradición de mezcal

Además de artesanías, textiles, mole o chocolate, la ciudad de Oaxaca ofrece su maravillosa bebida ancestral: el mezcal. No fue hasta fechas recientes que el mezcal adquirió mayor valor entre los mexicanos, entrando al mundo de la exportación, entrando a las boticas y bares especializados, saliendo de Oaxaca para filtrarse al mundo. Ahora ya está de moda y hay varias marcas de dónde escoger, además de que existen diversos tipos de maguey que le dan un sabor y una experiencia diferente.

BAWdLl1CcAAnglA

 

Esta bebida milenaria y pura, es producto de dos mundos: los antiguos mexicanos que aportaron su planta sagrada, el maguey, y sus técnicas de fermentación rudimentarias y el de los españoles quienes trajeron consigo el alambique y la destilación.

AgCGjHSCAAE4cuu

Pierde Almas es un mezcal de autor, sus creadores han rechazado la industrialización para mantener un proceso netamente artesanal, porque en Oaxaca industrializar el mezcal es justo, una pérdida del alma de la bebida.

Bha29wZCUAAMbEB

Las etiquetas de cada botella se hacen a mano con papel natural y los materiales que utilizan son de la región, esto coloca a la marca como una socialmente responsable y local.

 

Cs0MStIUsAAcgx_

 

En sus variantes de Espadín, Pechuga, Tobalá y Dobadaán, Pierde Almas ofrece una experiencia distinta a cada sorbo. Ahora la marca 100% oaxaqueña está inusitadamente navegando aguas diferentes, y ofrece un whisky y un Gin (el primero en el mundo destilado de mezcal) para aquellos que todavía buscan algo distinto, y sin duda, algo orgullosamente mexicano de máxima calidad.