NIÑOS

Cómo saber si mi hijo necesita lentes

Sabes lo importante que es cuidar la salud visual de tu hijo y aunque los niños suelen tener muy buena visión, siempre puede haber excepciones. Aprende a identificar algunos signos para atender a tiempo el problema y mejorar su calidad de vida.

  • Cierra los ojos con frecuencia o parpadea demasiado

Cuando un niño cierra los ojos con frecuencia o se los cubre mucho con las manos, puede que necesite algún tipo de lentes oftálmicos. Otro comportamiento similar puede ser tallarse los ojos sin motivo aparente.Quizá el niño parpadea más de lo habitual y entorna o entrecierra los ojos cuando está mirando algo: algún objeto distante, imágenes en un libro o letras pequeñas.

  • Muestra falta de coordinación

Si tu hijo o hija tira al suelo los objetos que toma más de lo normal o notas se tropieza y cae con demasiada frecuencia, puede que esto se deba a algún problema de visión.

  • Dolores de cabeza o mareos

Un niño que necesita lentes oftálmicos se queja de dolores de cabeza o de mareos a lo largo del día, ya que debe forzar la vista de manera constante.

  • Ojos llorosos e irritados

Cuando un niño sufre de ojos irritados y llorosos de manera crónica, es signo de que la salud visual está siendo afectada de alguna manera. Si es el caso, es muy posible que tu hijo necesite unos lentes para niños.

  • Problemas de aprendizaje

Este puede ser un signo algo más complejo de identificar porque puede estar relacionado con otros factores. Sin embargo, hay forma de saber si los problemas de aprendizaje tienen que ver con la salud visual, por ejemplo cuando un niño no logra leer de corrido y debe detenerse en cada palabra para verla mejor.

  • Se acerca mucho a los objetos para verlos

El niño se acerca demasiado a las pantallas de televisión, de la computadora o de teléfonos móviles. También puede ponerse muy cerca de los ojos algunos objetos que toma para verlos mejor.

  • Tiene estrabismo

Junto con la miopía, astigmatismo e hipermetropía, el estrabismo es de los problemas de visión más frecuentes entre los niños. Esta desviación de los globos oculares puede corregirse con el uso de lentes oftálmicos.

  • Antecedentes familiares

Finalmente, si existen antecedentes familiares relacionadas con la salud visual, es recomendable hacer un control ocular para conocer su estado de salud visual alrededor de los 3 ó 4 años.

Un niño que necesita lentes difícilmente se dará cuenta por sí mismo, por eso si tu hijo presenta una o más de estas señales, debes llevarlo con el oftalmólogo para que realice un diagnóstico. Recuerda que usar lentes para niños a tiempo puede aminorar mucho el problema, ya que los ojos en esta etapa aún están en proceso de desarrollo.